Curiosidades del teatro

¿Te has preguntado alguna vez de dónde viene la expresión “mucha mierda”? ¿O por qué ningún actor se vestirá de amarillo en el escenario? Hoy mencionaremos algunas de las curiosidades y supersticiones más comunes de la escena teatral.

“Mucha mierda” es una de las expresiones teatrales más conocidas y antiguas. Se remonta a los tiempos en los que el caballo era el medio de transporte habitual. A mayor excrementos de caballo en la entrada del teatro, mayor afluencia de público. Por tanto, tener mucha mierda significaba disfrutar de un teatro lleno.

La españolizada “rómpete una pierna” (break a leg) no tiene su origen tan claro. Hay diversas teorías populares. Una de ellas dice que nació cuando los actores hacían genuflexiones al terminar para agradecer al público los aplausos, cuanto más éxito más veces tenían que saludar. Otra hipótesis está basada en la interpretación que hizo el actor David Garrick, del siglo XVIII. El actor estaba tan metido en la obra de Richard III de Shakespeare que siguió actuando sin darse cuenta que tenía la pierna rota.

En un escenario de teatro tampoco te tendrían que ver silbando, ya que es sinónimo de catástrofe. ¿La razón? Los fondos del teatro son móviles y utilizan lastres, plomos y estructuras para ser intercambiados. Durante los ensayos y la previa, los encargados del decorado se comunicaban con silbidos para no entorpecer con sus ruidos, por lo tanto, si se silbaba podía hacer que te cayera un saco de arena en la cabeza.

Quizá la superstición que más fronteras ha traspasado es la de no vestirse nunca de amarillo. Este color trae mala suerte y el valiente que se atreva a vestirse de este color recibirá reproches de prensa y compañeros. La leyenda nació cuando Molière iba vestido de este color representando su “El enfermo imaginario”. Durante la cuarta representación de la obra tuvo un fuerte ataque de tos con convulsiones, a causa de su tuberculosis y tuvieron que llevárselo inmediatamente a casa. Pocas horas después murió. Desde entonces el color amarillo y la mala suerte van de la mano.

¿Conoces alguna otra curiosidad del mundo teatral?